Nuestra Señora de Alconada

El Santuario dedicado a nuestra Patrona, la Virgen de Alconada, se encuentra situado a tres kilómetros del pueblo, en el lugar donde según cuenta la leyenda, la Virgen se apareció al pastor Marcos. Tiene un marcado carácter mariano comarcal, tal y como lo demuestran los más de 45 pueblos de la zona que veneran a la Virgen de Alconada.

Nuestra Señora de Alconada

Nuestra Señora de Alconada

La construcción se sienta sobre un templo románico construido hacia el año 1219, cuyos restos perduran en la fachada norte. En el archivo parroquial se conservan los “Acuerdos y Actas Capitulares” que relatan el proceso histórico que se siguió para la edificación del santuario.

Las obras comenzaron en 1713. La Patrona se trajo a la Villa y fue colocada en el Altar Mayor de la Iglesia, donde permaneció hasta 1747, año en que fue devuelta al Santuario. Para la construcción del templo, se formó una jun ta compuesta por representantes del Cabildo Capitular y del Ayuntamiento. El maestro arquitecto fue Fray Justo Antonio Suárez, dominico del convento de San Pablo de Valladolid, a cuyas órdenes trabajaron los constructores. En un primer momento se pensó en construir un Santuario de mayores proporciones, pero la falta de recursos económicos impidió que pudiera llevarse a cabo.

Decidieron entonces salir a pedir, recogiendo limosnas de mosto y grano. Se compraron parejas de bueyes para arrastrar los materiales. Por las calles, se organizaron 8 cuadrillas de voluntarios para hacer las zanjas, pulir las piedras, cortar madera…

Nuestra Señora de Alconada

La ermita está edificada en sus primeros metros por piedra de sillería labrada parcialmente, pero debido a la mencionada falta de medios económicos y a la urgencia por terminar el templo, se finalizó con piedra de mampostería.

El recinto sagrado, de una sola nave, tiene forma de cruz latina, con cúpula de media naranja en el crucero, y se adorna con cinco retablos.

El Altar Mayor, es neoclásico, de madera policromada imitando a mármol. En la parte central está el trono de Nuestra Señora formado por arco de piedra de sillería.

En las últimas décadas se han llevado a cabo obras de mantenimiento y mejora del templo, tales como, entre otros, impermeabilizar la cubierta, reforzar los muros y suprimir el yeso en los mismos, derribar el coro de cemento armado construido en 1953, limpiar la sacristía y acristalar ventanales.

 

Teléfono de contacto: 979 180 167